jueves, 30 de abril de 2015

Liturgia mozárabe. Oración entre los Dípticos del Domingo IV de Pascua


Oh Dios bendito,
Padre universal y creador de todo lo que existe:
que impones a cada naturaleza una ley inmutable,
quedando tú mismo libre de la ley natural;
que das muerte a la muerte,
debilitas al diablo,
aniquilas el mal,
otorgas la santidad,
realizas la inmortalidad,
destierras la enfermedad
y adaptas tu inmensidad acogedora
a la santidad de tus almas fieles.

Que para erradicar los errores de este mundo
y confundir a toda criatura de maligno poder
quisiste que tu Palabra,
fuerza y sabiduría, nuestro Dios y Señor Jesucristo tu Hijo,
fuera partícipe de nuestra carne caduca.
Por su medio te damos gracias
por este día de Pascua verdadero y acabado,
perfeccionado con su pasión preciosa
para salvación del género humano;
en el que él bajó a los infiernos,
venció a la muerte,
confundió al diablo
y abrogó las leyes del Tártaro,
con el fin de corresucitar en su humanidad,
de la que se había separado por la muerte,
a la realidad de toda carne 
que en él mismo había sido regenerada.

Por lo cual, Padre omnipotente,
haz que nosotros,
proclamando santo este día para la posteridad
y memorable para las generaciones,
lo celebremos no en la amargura de los vetustos ácimos,
ni en el fermento de la anterior malicia,
sino bajo el nuevo y puro rocío de la inocencia renacida,
 siendo libres y regenerados, santificados y coronados.
R/. Amén.

miércoles, 29 de abril de 2015

Recomendaciones espirituales y últimas palabras de santa Catalina


El que se entrega a Dios, si quiere poseerle en reciprocidad, debe apartar su corazón de todo amor sensible no sólo a las personas sino también a las cosas, con el fin de tender hacia Dios con entera simplicidad y sinceridad de corazón, porque según decía la Santa, el corazón no puede entregarse sin reserva a Dios si no se encuentra libre de ligaduras, cualquiera sea la naturaleza de estas. El alma no puede entregarse a Dios sin la oración basada en la humildad. También se necesita la meditación, porque esta aumenta y fortalece las virtudes, que sin ese alimento se irían debilitando poco a poco y no tardarían en desvanecerse. Catalina enseñó a sus discípulos que debían dedicar determinadas horas del día a la oración vocal y dedicarse continuamente a la mental, bien fuese con actos materiales o simplemente con el corazón.

La bienaventurada Catalina dio también a sus discípulos otros consejos, terminando con la última recomendación que hizo el Salvador a los Apóstoles conjurándoles a que se amasen los unos a los otros. Mediante su mutuo afecto demostrarían que eran sus hijos espirituales y ella se creería madre suya e intercedería por ellos ante la Bondad eterna. Les recomendó también en nombre de la caridad que orasen con frecuencia y fervor por la reforma y la prosperidad de la santa Iglesia y por el Vicario de Cristo. Agregó que así como Satanás había obtenido permiso para afligir a Job con toda clase de enfermedades, le parecía a ella que el infierno había conseguido una autorización parecida para mortificar su cuerpo con los más variados tormentos. Finalmente dijo: Mis queridos amigos, me parece evidente que mi amado esposo ha dispuesto, de acuerdo con los más íntimos deseos de mi corazón que mi alma sea liberada de su oscura prisión y retorne a su verdadero origen.

lunes, 27 de abril de 2015

Por las víctimas del terremoto de Nepal


Sigue aumentando el número de víctimas del terremoto de intensidad 7,8 que asoló Nepal el pasado sábado. Según fuentes de la policía del país asiático, el número de muertos asciende ya a 3.617 y, además hay 6.538 heridos. En las últimas horas se han producido varias réplicas, que no han sido de gran intensidad.

Todo son malas noticias de momento en Nepal. Los precarios campamentos en los que la población ha ido encontrando refugio sufrieron la noche del domingo la aparición de la lluvia, que se espera que continúe durante las próximas horas. Miles de personas permanecen en la calle o en alguno de los quince campamentos habilitados por el Gobierno en Katmandú, apenas unas rústicas carpas, por temor a que las estructuras de sus casas cedan.

En sus palabras posteriores al rezo del Regina Coeli ayer en la Plaza de San Pedro, el Papa Francisco recordó nuevamente a las víctimas y damnificados por el intenso terremoto que asoló Nepal ayer por la mañana.  El Santo Padre aseguró que reza por las víctimas, por los heridos y todos los que sufren por esta calamidad. Que reciban el apoyo de la solidaridad fraterna. Y recemos a la Virgen para que esté al lado de todos ellos, exhortó.

Oremos, pues, por todas las víctimas de este desastre natural, por las familias que lo han perdido todo, y por los difuntos. Que el Señor tenga especial misericordia de todos ellos.

Dios te salve, María,
llena de gracia,
el Señor es contigo.
Bendita eres entre todas las mujeres
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios,
ruega por nosotros pecadores
ahora y en la hora de nuestra muerte.
Amén.

viernes, 24 de abril de 2015

Por las víctimas del genocidio armenio

El Papa junto al Katolikós armenio

La humanidad conoció en el siglo pasado tres grandes tragedias inauditas: la primera, que generalmente es considerada como el primer genocidio del siglo XX, afligió a su pueblo armenio –primera nación cristiana–, junto a los sirios católicos y ortodoxos, los asirios, los caldeos y los griegos. Fueron asesinados obispos, sacerdotes, religiosos, mujeres, hombres, ancianos e incluso niños y enfermos indefensos...

Hoy recordamos, con el corazón traspasado de dolor, pero lleno de esperanza en el Señor Resucitado, el centenario de aquel trágico hecho, de aquel exterminio terrible y sin sentido, que vuestros antepasados padecieron cruelmente. Es necesario recordarlos, es más, es obligado recordarlos, porque donde se pierde la memoria quiere decir que el mal mantiene aún la herida abierta; esconder o negar el mal es como dejar que una herida siga sangrando sin curarla...

Son palabras del papa Francisco, de la pasada semana, en referencia a los tres grandes genocidios del siglos XX: el armenio, el hitleriano y el estalisnista. Del armenio conmemoramos, procesimente hoy, el centenario de su comienzo, que suele considerarse el 24 de abril de 1915, cuando las autoridades otomanas detuvieron a 235 miembros de la comunidad de armenios en Estambul; en los días siguientes, la cifra de detenidos ascendió a 600. Posteriormente el gobierno ordenó la expulsión de toda la población armenia, que tuvo que caminar cientos de kilómetros por el desierto, sufriendo hambre, sed, robos y violaciones por parte de los gendarmes musulmanes que debían protegerlos, a menudo en combinación con bandas de asesinos y bandoleros.

jueves, 23 de abril de 2015

Oración para este jornada


Dios todopoderoso y eterno,
concédenos en este tiempo pascual
recibir con mayor abundancia
la gracia que hemos conocido,
para que, liberados de las tinieblas del error,
nos adhiramos con mayor firmeza
a tu verdad.
Por nuestro Señor Jesucristo,
tu Hijo, que vive y reina contigo
en la unidad del Espíritu Santo,
y es Dios, por los siglos de los siglos.
Amén.

miércoles, 22 de abril de 2015

El Papa pide oraciones por los difuntos del naufragio en el Mediterráneo


Unos 400 inmigrantes murieron en aguas del Mediterráneo por el naufragio de la embarcación en la que intentaban llegar a Italia la pasada semana. Habrían perdido la vida muchos hombres jóvenes, probablemente niños. La embarcación se hundió 24 horas después de partir desde Libia.

La emergencia sobre la inmigración ha vuelto a Italia, con nuevas tragedias en el canal de Sicilia y miles y miles de prófugos que buscan llegar a las costas italianas. Casi 7.000 lo hicieron en los últimos cuatro días. Quinientos han muerto en los primeros cien días del año, diez solo el lunes, jornada en la que fueron rescatadas 1.358 personas.


Después de la oración mariana del domingo, el Papa mostró su más sentido dolor ante el accidente del barco naufragado en aguas sicilianas. Están llegando en estas horas noticias relativas a una nueva tragedia en las aguas del Mediterráneo. Una embarcación cargada de inmigrantes naufragó anoche a unas 60 millas de la costa líbica y se teme que haya centenares de víctimas. Expreso mi más sentido dolor ante tal tragedia y aseguro para los desaparecidos y sus familias mi recuerdo en la oración. Dirijo un apremiante llamado para que la comunidad internacional actúe con decisión y rapidez para evitar que similares tragedias se repitan... Son hombres y mujeres como nosotros, hermanos nuestro que buscan una vida mejor, hambrientos, perseguidos, heridos, explotados, víctimas de guerras, buscan una vida mejor… Buscaban la felicidadLes invito a rezar en silencio antes y después todos juntos por estos hermanos y hermanas.  Ave María.

martes, 21 de abril de 2015

Mensaje del Papa Francisco al Patriarca Etíope ante el asesinato de cristianos etíopes

Enlace permanente de imagen incrustada

El Papa Francisco envió un mensaje al Patriarca ortodoxo de Etiopía, Abuna Matthias, para expresar su dolor por el asesinato de 30 cristianos coptos en Libia a manos del Estado Islámico y cuya sangre grita para ser escuchada, especialmente por quienes tienen en sus manos los destinos de sus pueblos.

Con gran consternación y dolor recibí la noticia de la violencia perpetrada contra inocentes cristianos en Libia. Sé que Su Santidad sufre profundamente por las atrocidades de las cuales son víctimas sus amados fieles, muertos solo por el hecho de ser seguidores de Nuestro Señor y Salvador Jesucristo, expresó el Santo Padre.

En ese sentido, Francisco manifestó al líder ortodoxo su más sentida solidaridad y cercanía en la oración ante el continuo martirio que viene siendo infligido de modo cruel contra los cristianos en África, Medio Oriente y en otras regiones de Asia.

No hace ninguna diferencia que las víctimas sean católicos, coptos, ortodoxos o protestantes. ¡Su sangre es la misma en la confesión de Cristo! La sangre de nuestros hermanos y hermanas cristianos es un testimonio que grita para hacerse sentir por todos aquellos que saben todavía distinguir entre el bien y el mal. Y este clamor debe ser escuchado sobre todo por quienes tienen en sus manos los destinos de sus pueblos.

El Santo Padre recordó que los cristianos celebran todavía la Pascua. En este periodo estamos llenos de la alegría pascual de aquellos discípulos a quienes las mujeres proclamaron el anuncio de que Cristo resucitó de la muerte. Este año nuestra alegría, que no falla, está ofuscada por el dolor. Sin embargo, sabemos que la vida que vivimos en el amor misericordioso de Dios es más fuerte que el sufrimiento que prueban todos los cristianos, un sufrimiento que junta hombres y mujeres de buena voluntad en todas las tradiciones religiosas.

lunes, 20 de abril de 2015

Por los cristianos martirizados

Ayne Bru - Martirio de san Cucufate

El grupo terrorista Estado Islámico (ISIS) ha decapitado a 30 cristianos en Libia, según se muestra en un nuevo video que los fundamentalistas musulmanes han subido a internet. Si bien las autoridades del país aún no se han pronunciado oficialmente sobre la autenticidad del vídeo, las víctimas serían cristianos etíopes. La mitad de ellos fueron asesinados a tiros y aparecieron entre la maleza del desierto y la otra mitad fueron decapitados en una playa.

El video dura 29 minutos y lleva por título Clarividencia. Está dirigido a la comunidad cristiana y en él informan de que las ejecuciones han sido llevadas a cabo por dos de las facciones del ISIS en Libia. La puesta en escena es similar a la utilizada por los terroristas en otros videos. En la grabación se acusa a los cristianos de ser cruzados, cuyo objetivo es asesinar musulmanes. El 15 de febrero de este año, los yihadistas difundieron un video en el que se mostraba la ejecución de 21 cristianos coptos de Egipto. Pocos días después, se incluyó a los 21 mártires en el martirologio de la Iglesia Copta, estableciendo su recuerdo y veneración cada 15 de febrero.

Oremos insistentemente, pues, por nuestros hermanos cristianos de Oriente Medio, que sufren la persecución y el martirio. Oremos, también, por nuestro cómodo mundo occidental, que permanece insensible ante tal barbarie. Y oremos por cuantos, en nombre de un falso dios, siembran de odio la faz de la tierra con sus horribles pecados.

domingo, 19 de abril de 2015

Por nuestra conversión


Hijos míos, os escribo esto para que no pequéis. Pero, si alguno peca, tenemos a uno que abogue ante el Padre: a Jesucristo, el Justo. Él es víctima de propiciación por nuestros pecados, no sólo por los nuestros, sino también por los del mundo entero.

El texto de la Primera Carta de san Juan nos invita este domingo tercero de Pascua a orar, nos unos por los otros, para que el Señor nos conceda profundizar en nuestro conversión, vencer nuestros propios pecados y vivir plenamente la condición de hijos de Dios que adquirimos en nuestro propio bautismo.

sábado, 18 de abril de 2015

Por los que ejercen la caridad


En aquellos días, al crecer el número de los discípulos, los de lengua griega se quejaron contra los de lengua hebrea, diciendo que en el suministro diario no atendían a sus viudas. Los Doce convocaron al grupo de los discípulos y les dijeron: «No nos parece bien descuidar la palabra de Dios para ocuparnos de la administración. Por tanto, hermanos, escoged a siete de vosotros, hombres de buena fama, llenos de espíritu y de sabiduría, y los encargaremos de esta tarea: nosotros nos dedicaremos a la oración y al ministerio de la palabra.» 

El texto de los Hechos de los Apóstoles que leemos en la Eucaristía de hoy nos invita a orar no sólo por los diáconos, sino también por todos los hombres y mujeres que, con generosidad y abnegación colaboran en la labor caritativa de la Iglesia a través de las organizaciones de Caritas parroquiales, o en las distintas Órdenes Religiosas que procuran compartir con los más necesitados la alegría del Evangelio.

viernes, 17 de abril de 2015

Liturgia mozárabe en la Alegría de la Pascua, Introducción al Padre Nuestro

Alonso Berruguete - Cristo Resucitado

Oh Cristo
Jesús bueno,
que llamaste al Padre desde la Cruz
tú también en este día en que surgiste del sepulcro,
óyenos cuando a ti llamamos;
de manera que,
envueltos en las alegrías de tu resurrección,
los labios de los que tan gozosos se muestran
se llenen de jubilosas alabanzas,
y sus corazones vean el efecto de sus plegarias
ahora que van a pedir lo que tú mismo mandaste.

jueves, 16 de abril de 2015

Por los cristianos perseguidos


Pedro y los apóstoles replicaron: «Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres. El Dios de nuestros padres resucitó a Jesús, a quien vosotros matasteis, colgándolo de un madero. La diestra de Dios lo exaltó, haciéndolo jefe y salvador, para otorgarle a Israel la conversión con el perdón de los pecados. Testigos de esto somos nosotros y el Espíritu Santo, que Dios da a los que le obedecen.» Esta respuesta los exasperó, y decidieron acabar con ellos.

El texto de los Hechos de los Apóstoles, que se nos propone como primera lectura en la Eucaristía de hoy, nos pone de manifiesto cómo, ya desde el comienzo de la Iglesia, la persecución ha sido una constante que ha acompañado su periplo a través de la Historia.

Oremos por los mártires de nuestro tiempo, que sufren por su fidelidad a Cristo, para que el Señor sostenga su combate, y mueva nuestro corazón a compartir sus sufrimientos.

miércoles, 15 de abril de 2015

Prefacio 3 de Pascua

Berruguete - Cristo entre los dos ladrones

En verdad es justo y necesario,
es nuestro deber y salvación
glorificarte siempre, Señor;
pero más que nunca en este tiempo
en que Cristo, nuestra Pascua, ha sido inmolado.

Él sigue ofreciéndose por nosotros
e intercede constantemente en nuestro favor;
inmolado ya no muere más,
muerto vive para siempre.

Por eso, con esta efusión del gozo pascual,
el mundo entero está llamado a la alegría
junto con los ángeles y los arcángeles
que cantan un himno a tu gloria, diciendo sin cesar:

Santo, Santo, Santo
es el Señor, Dios del universo. 
Llenos están el cielo y la tierra de tu gloria.
Hosanna en el cielo. 
Bendito el que viene en nombre del Señor.
Hosanna en el cielo.

martes, 14 de abril de 2015

Liturgia mozáraba en la Alegría de la Pascua. Oración entre los dípticos

Pedro Berruguete - El Salvador

Bendice, alma mía, al Señor,
y toda la plebe fiel a Cristo
me acompañe en los gozos
de mi religiosa acción de gracias.

Lo viejo perdió ya su oprobio;
la muerte se aguijón;
la prisión, al reo;
al condenado, la cadena.

No se rebele en nosotros la sangre
alegando su derecho criminoso y parricida para dominarnos.
El hombre es quien perdió;
el que rescató es Dios hecho hombre. 
Mayor piedad te exigió, Señor, nuestra calamidad,
de lo que había perdido
la desenfrenada libertad de los primeros padres.

Entonces se nos dijo habíamos de ser siervos;
ahora, hijos. 
Entonces, se prometía a los obedientes la inmortalidad;
ahora, se les acrecienta también la dignidad.
Entonces, que habíamos de disfrutar de delicias;
ahora, que hemos de convivir con los ángeles.
Entonces, que habíamos de vivir con la criatura;
ahora que hemos de reinar con el Creador.
Entonces, que habíamos de huir del diablo;
ahora, que ha de estarnos sumiso. 
Entonces, que tuviésemos cuidado de los mandamientos;
ahora, se nos previene del aparato del juicio.
Entonces, se inculcaba el temor en la Ley;
ahora, lo persuade el corazón. 
Entonces, no pudimos alcanzar el Paraíso por causa de la culpa;
ahora podemos esperar el cielo por la gracia.

Mejor, pues, mucho mejor
hemos venido  a estar después de la ruina.
Por lo cual, humildísimos,
rogamos sin cesar que,
hasta tanto estemos del todo bien por tu curación,
no quites de nuestras llagas la medicina.

R/. Amén.

domingo, 12 de abril de 2015

Para que el Señor sostenga nuestra fe

Martin Schogauer - La duda de Tomás

Oremos este Domingo, los unos por los otros, para que el Señor fortalezca nuestra fe. Oremos para que las dudas que asaltaron a Tomás no prevalezcan en nuestro corazón sino que, poniendo toda nuestra confianza en el Señor Jesús, le entreguemos por entero nuestra existencia.

sábado, 11 de abril de 2015

Liturgia Mozárabe. Illatio de la Misa en la Alegría de la Pascua


Digno y justo es que te demos gracias,
a ti, Señor Santo,
Padre omnipotente, eterno Dios,
y a Jesucristo, tu Hijo y Señor nuestro.

Quien juntamente contigo y el Espíritu Santo,
santificando este día
con la hermosura de doble luz,
lo dedicó a la luz y a la salvación,
creando para ésta las cosas que no existían
y salvando por la redención las ya creadas;
haciendo a la luz primera por razón del tiempo,
y haciéndola gloriosa por la restauración del hombre;
creando en aquélla esta luz invisible,
y manifestando en ésta
la gloria de la Resurrección de hoy.

En ésta, pues, Cristo,
acabando con los dolores del infierno,
triunfó después de vencido el diablo
y muriendo la muerte venció,
reconciliando con su sangre
la tierra con los cielos.

Por lo cual, con razón,
todos aquellos Ángeles y todos los Santos
no cesan de aclamarte.

viernes, 10 de abril de 2015

Himno Ad coenam Agni providi


Revestidos para la cena del Cordero,
con las estolas blancas de la salvación,
tras el paso del mar Rojo,
cantemos a Cristo, nuestro príncipe.

Él ha querido que gustando de su sangre rosada
y de su cuerpo sacratísimo,
inmolado en el ara de la Cruz,
pudiésemos vivir la misma vida de Dios.

Protegidos frente al ángel devastador,
durante la noche de la Pascua,
hemos sido liberados
del áspero yugo del Faraón.

Ahora es ya Cristo nuestra Pascua,
el manso Cordero sacrificado;
el ázimo puro de sinceridad,
que ha ofrecido su misma carne.

¡Oh verdadera hostia dignísima!,
que, humillando al infierno
y después de redimir a tu pueblo cautivo,
le has devuelto el premio de la Vida.

Surge Cristo del sepulcro y,
al regresar victorioso del abismo,
habiendo encadenado al tirano,
nos abre las puertas del Paraíso.

Sé tú, Jesús, para nuestras almas
el gozo peremne de la Pascua,
y dígnate hacernos partícipes de tu triunfo,
a quienes hemos renacido a la gracia.

Para ti, Señor, toda la gloria,
que vencida la muerte, reluces deslumbrante,
con el Padre y el Espíritu Santo,
por los siglos de los siglos. Amén.

jueves, 9 de abril de 2015

Victimae paschali laudes


A la Víctima pascual 
ofrezcan alabanzas los cristianos.

El Cordero redimió a las ovejas: 
Cristo inocente 
reconcilió a los pecadores con el Padre.

La muerte y la Vida se enfrentaron 
en lucha singular. 
El dueño de la Vida, que había muerto, 
reina vivo.

Dinos, María, qué has visto en el camino?
Vi el sepulcro de Cristo viviente 
y la gloria del que resucitó, 
a unos ángeles, el sudario y los vestidos.

Resucitó Cristo, mi esperanza; 
precederá en Galilea a los suyos 
Sabemos que Cristo
verdaderamente resucitó de entre los muertos.

Tú, Rey victorioso, ten piedad

Amen, Aleluya.

miércoles, 8 de abril de 2015

Por los cristianos perseguidos

Memling - Descendimiento

En medio de las alegría de la Pascua, sigamos recordando en la oración a nuestros hermanos cristianos de Oriente, que son perseguidos, torturados y martirizados por su fidelidad a Cristo. Oremos para que el Señor fortaleza estas comunidades en el difícil trance por el que atraviesan. Oremos por las familias que han perdido sus hogares, por cuantos han tenido que huir de sus hogares, por cuantos han perdido algún familiar y lloran su pérdida. Oremos por cuantos están condenados a muerte, para que Cristo los fortalezca especialmente.

martes, 7 de abril de 2015

Himno Aurora lucis de Laudes de Pascua

Cristo Resucitado. Escuela Pedro Berruguete. Catedral de Ávila

La aurora tiñe el cielo como de oro
y resuenan en el aire las alabanzas;
el mundo exulta de gozo
y el infierno brama y gime.

Cuando el rey poderosísimo,
quebradas las fuerzas de la muerte,
aplasta con su pie al infierno
y rompe las cadenas a los justos.

Aquél que celosamente custodian los soldados
junto a la piedra que sella el sepulcro,
hoy se alza noble y magnífico,
triunfante sobre su tumba.

Se acabaron ya los llantos del infierno
y también sus dolores,
porque un ángel resplandeciente de luz
proclama que el Señor ha resucitado.

Sé tú, Jesús, para nuestras almas,
el gozo perenne de la Pascua,
y dígnate hacernos partícipes de tu triunfo,
a quienes hemos renacido a la gracia.

Para ti, Señor, toda la gloria,
que vencida la muerte, reluces deslumbrante,
con el Padre y el Espíritu Santo,
por los siglos de los siglos.
Amén.

domingo, 5 de abril de 2015

Liturgia Mozárabe. Trisagio en la Alegría de la Pascua


Santo Dios,
que te sientas sobre querubines,
único invisible.

Santo Fuerte,
que eres glorificado en las alturas
por las voces de los ángeles.

Santo Inmortal,
que eres Salvador inmaculado,
apiádate de nosotros, aleluya, aleluya.

Digno eres, Señor Dios nuestro,
de recibir la gloria, el honor y la virtud.

Santo Inmortal,
que eres Salvador inmaculado,
apiádate de nosotros, aleluya, aleluya.

Porque todas las gentes vendrán
y adorarán ante tu presencia, Señor, y dirán:
Apiádate de nosotros, aleluya, aleluya.

Bendición y honor y gloria y poder
a Ti, Dios nuestro,
por los siglos de los siglos. Amén.

Apiádate de nosotros, aleluya, aleluya.

sábado, 4 de abril de 2015

Por nuestros hermanos difuntos

Giotto - Lamento sobre Cristo muerto

Recordemos en nuestra oración, este Sábado Santo, a todos nuestros familiares, amigos y conocidos, que ha han compartido la muerte de Jesucristo. Para que el Señor, en su infinita misericordia, perdone las fragilidades y pecados de su vida mortal, y les conceda participar de su gloriosa Resurrección.

Dales, Señor, el descanso eterno,
y brille para ellos tu luz perpetua.
Descansen en paz.
Amén.

viernes, 3 de abril de 2015

Liturgia ortodoxa en la Adoración de la Santa Cruz


¡Alégrate! Cruz Portadora de la vida;
oh Paraí­so res­plandeciente de la Iglesia;
Tú que nos has brotado el madero de la incorruptibilidad
y el gozo de la gloria eterna.

Que por Ti,
las multitudes de los demonios serán expulsadas,
las Huestes Angelicales, al unísono se regoci­jan
y las asambleas de los fieles celebran.

¡Oh arma in­vencible y fortaleza inque­brantable,
victo­ria de los fieles y gloria de los sacerdote!;
concédenos llegar a la Pasión de Cristo
y a Su Re­surrección.

¡Alaben al Señor, todas las naciones,
glorifíquenlo, todos los pueblos!

¡Alégrate! Cruz portadora de la vida,
victoria invencible de la buena ala­banza,
puerta del Paraíso,
fir­meza de los fieles y júbilo de la Iglesia;
por la cual, la maldición desapareció y se desvaneció,
el poder de la Muerte fue aniquila­do
y  no­sotros fuimos elevados de la tie­rra a los Cielos.
Oh arma irresis­tible y combatiente de los demonios,
gloria de los mártires,
verdadero adorno de los piadosos
y puerto de la salvación
que otorga al mundo la gran misericordia.

jueves, 2 de abril de 2015

Oración del Jueves Santo

Dieric Bouts - La Última Cena

Dios nuestro, reunidos para celebrar la santísima Cena
en la que tu Hijo unigénito, antes de entregarse a la muerte,
confió a la Iglesia el nuevo y eterno sacrificio,
banquete pascual de su amor,
concédenos que, de tan sublime misterio,
brote para nosotros la plenitud del amor y de la vida.

Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo,
que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo,
y es Dios, por los siglos de los siglos.

miércoles, 1 de abril de 2015

Lectura del libro de Isaías (50,4-9a):

Alonso Berruguete - Ecce Homo

Mi Señor me ha dado una lengua de iniciado,
para saber decir al abatido una palabra de aliento.
Cada mañana me espabila el oído,
para que escuche como los iniciados.
El Señor me abrió el oído;
yo no resistí ni me eché atrás:
ofrecí la espalda a los que me apaleaban,
las mejillas a los que mesaban mi barba;
no me tapé el rostro
ante ultrajes ni salivazos.

El Señor me ayuda,
por eso no sentía los ultrajes;
por eso endurecí el rostro como pedernal,
sabiendo que no quedaría defraudado.

Tengo cerca a mi defensor,
¿quién pleiteará contra mí?
Comparezcamos juntos.
¿Quién tiene algo contra mí?
Que se me acerque.

Mirad,
el Señor me ayuda,
¿quién me condenará?