jueves, 28 de noviembre de 2013

Una despedida temporal


Querido hermanos

Al final del año litúrgico, que hemos compartido en este Oratorio Monástico, nos vemos obligados a hacer un alto. Diversas circunstancias inherentes a nuestra vida religiosa nos obligan a abandonar, esperemos que temporalmente, este rincón de espiritualidad monástica para alabanza del Padre todopoderoso, del Verbo eterno, nuestro Señor Jesucristo, y del Espíritu Santo, nuestro único y trino Dios.

Muchas gracias por vuestra atención, vuestros comentarios, vuestro aliento y, sobre todo, vuestra oración. Han sido unos meses de alegre trabajo, compartiendo las riquezas de la tradición monástica desde el silencio del claustro, a través de los medios digitales. Ciertamente, podemos utilizar los adelantos de la modernidad para anunciar la Salvación que nuestro Señor Jesucristo realizó en su Misterio Pascual.

Los monjes de este Oratorio Monástico os imploramos vuestras oraciones, para afrontar los nuevos caminos por los que habremos de seguir a nuestro Señor. Que el Señor os bendiga.

Gloria al Padre,
y al Hijo
y al Espíritu Santo.
Como era en el principio,
ahora y siempre,
por los siglos de los siglos.
Amén.

miércoles, 27 de noviembre de 2013

Para que seamos portadores de la Luz y la Belleza de Dios


Vivimos en un mundo  tantas veces oscuro y mediocre donde la mezquindaz hemos dejado que acampe entre nosotros habitando y haciendo morada en nuestros corazones.

Oremos hoy para que sea el Verbo de Dios, su luz, grandeza y belleza las que dominen todo nuestro entorno y llenen nuestro ser para que podamos sentirnos verdaderos hijos de la Luz, de lo Bello, del Grande, de Dios, Padre y Señor Nuestro.

martes, 26 de noviembre de 2013

Por los que viven sin esperanza


Afortunado es el hombre que tiene tiempo para esperar, diría el gran dramaturgo Pedro Calderón de la Barca. Así nosotros en esta semana final del año litúrgico, a las puertas del adviento y la espera de la venida escatológica de Cristo recemos por todos aquellos que viven sumidos en la oscuridad de la desesperanza para que puedan encontrar en la resurrección de Cristo la luz que abra su espíritu a la vida nueva en Dios.

Cristo nos dice, Esta es la voluntad del que me ha enviado: que no pierda nada de lo que me dio, sino que lo resucite en el último día. (Jn 6, 37-40)



Pongamos nuestra esperanza en el Dios vivo. 1 Tm 4, 10

lunes, 25 de noviembre de 2013

Oración para pedir la paciencia


Señor, tú que padeciste en silencio los oprobios de quienes contra ti
cruelmente se ensañaron, concédenos el don de la paciencia:

para nunca perder la esperanza,
para confiar más en ti que ne nuestras fuerzas,
para que no nos venza la oscuridad de la decepción.

Por más que el mal nos cubra de espinas,
por más que el flagelo del error nos hiera,
por más que la ignorancia vele la verdad,
por más que nuestra impaciencia se rebele:

Ayúdanos a participar de tu paciencia,
ayúdanos a participar de tu confianza,
ayúdanos a participar de tu perdón,
ayúdanos a vivir en tu esperanza,
ayúdanos a sufrir con tu amor.

Pues al final sólo tú vencerás,
tu vida triunfará sobre la muerte,
la verdad sobre el error,
la luz sobre la tiniebla,
la esperanza sobre la decepción,
el amor sobre el egoísmo.

domingo, 24 de noviembre de 2013

Por los que no creen en Dios

“Salvator Mundi”
 Fra Bartolomeo (1472-1517)
Mi Señor y mi Dios , vengo delante de ti reconociendo que eres el único y verdadero Dios y a pedirte que ilumines con la gracia de la fe a tus pobres hijos que están ciegos a tu promesa de salvación.

Te ruego, con mis oraciones, que abras los ojos de lo no creyentes, para que así ellos puedan ver tu tierno amor y correr hacia tus sagrados brazos buscando tu protección y tu misericordia.

Ayúdales a ver la verdad y a buscar perdón por todos sus pecados, para que así ellos puedan ser salvados y ser los primeros en entrar por las puertas del Paraíso.

Te pido por estas almas, hombres, mujeres y niños y te ruego, que los guardes en tu benevolencia y los conduzca,s reconciliados de sus pecados, hasta tus moradas eternas. 

Amén.

sábado, 23 de noviembre de 2013

Oración de San Clemente de Roma


Pediremos con instante súplica, haciendo nuestra oración, que el artífice de todas las cosas guarde íntegro en todo el mundo el número contado de sus elegidos, por medio de su amado Hijo Jesucristo.

Por él nos llamó de las tinieblas a la luz, 
de la ignorancia al conocimiento de la gloria de su nombre, 
a esperar en tu nombre, principio de toda creatura, 
abriendo los ojos de nuestros corazones para conocerte a ti 
el único altísimo en las alturas, 
el Santo que tiene su descanso entre los santos; 
el que humilla la altivez de los soberbios, 
el que deshace los pensamientos de las naciones, 
el que levanta a los humildes y abate a los que se enaltecen, 
el que enriquece y empobrece, 
el que mata y el que da la vida, 
el único bienhechor de los espíritus y Dios de toda carne.
Tú penetras los abismos 
y contemplas las obras de los hombres, 
auxilio de los que están en peligro 
y salvador de los desesperados, 
creador y protector de todo espíritu.
Tú multiplicas las naciones sobre la tierra, 
y has escogido entre todas a los que te aman 
por medio de Jesucristo tu Hijo amado, 
por el cual nos has enseñado, 
nos has santificado, nos has honrado.
Te rogamos, Señor, que seas nuestro auxilio 
y nuestro protector.
Sálvanos en la tribulación, levanta a los caídos, 
muéstrate a los necesitados, sana a los enfermos, 
vuelve a los extraviados de tu pueblo, 
sacia a los hambrientos, da libertad a nuestros cautivos, 
levanta a los débiles, consuela a los pusilánimes; 
conozcan todas las naciones que tú eres el único Dios, 
y Jesucristo es tu Hijo, 
y nosotros tu pueblo y las ovejas de tu rebaño.

San Clemente de Roma
Carta a los Corintios 59

viernes, 22 de noviembre de 2013

Oración de Aleksander Zacepa, soldado soviético, poco antes de morir en la Segunda Guerra Mundial


¡Escucha, oh Dios! En mi vida no he hablado ni una sola vez contigo,
pero hoy me vienen ganas de hacer fiesta.
Desde pequeño me han dicho siempre que Tú no existes...
Y yo, como un idiota, lo he creído.

Nunca he contemplado tus obras,
pero esta noche he visto desde el cráter de una granada el cielo lleno de estrellas
y he quedado fascinado por su resplandor.
En ese instante he comprendido qué terrible es el engaño...

No sé, oh dios, si me darás tu mano,
 pero te digo que Tú me entiendes...
¿No es algo raro que en medio de un espantoso infierno
se me haya aparecido la luz y te haya descubierto?

No tengo nada más que decirte.
Me siento feliz, pues te he conocido.
A medianoche tenemos que atacar,
pero no tengo miedo,
Tú nos ves.

¡Han dado la señal!
Me tengo que ir.
¡Qué bien se estaba contigo!
Quiero decirte, y Tú lo sabes, que la batalla será dura:
quizá esta noche vaya a tocar a tu puerta.
Y si bien hasta ahora no he sido tu amigo, cuando vaya,
 ¿me dejarás entrar?

Pero, ¿qué me pasa? ¿Lloro?
Dios mío, mira lo que me ha pasado.
Sólo ahora he comenzado a ver con claridad...
Dios mío, me voy... Será difícil regresar.
Qué raro, ahora la muerte no me da miedo".

jueves, 21 de noviembre de 2013

Sub tuum praesidium

video

La oración mariana de más antigüedad conocida es el Sub tuum praesidium ( Bajo tu protección o amparo). Hoy en esta fiesta de la presentación de María en el Templo nos confiamos a ella con todas nuestras súplicas y necesidades.



Bajo tu amparo nos acogemos,
Santa Madre de Dios
no deseches las súplicas que te dirigimos
en nuestras necesidades;
antes bien, líbranos
siempre de todo peligro,
Oh Virgen gloriosa y bendita






Texto griego        
        
Ὑπὸ τὴν σὴν εὐσπλαγχνίαν,
καταφεύγομεν, Θεοτόκε.
Τὰς ἡμῶν ἱκεσίας,
μὴ παρίδῃς ἐν περιστάσει,
ἀλλ᾽ ἐκ κινδύνων
λύτρωσαι ἡμᾶς,
μόνη Ἁγνή, μόνη εὐλογημένη.

Texto Latín

Sub tuum praesidium confugimus,
sancta Dei Genitrix.
Nostras deprecationes ne despicias
in necessitatibus,
sed a periculis cunctis
libera nos semper,
Virgo gloriosa et benedicta



El papiro Rylands 470 descubierto en Egipto, datado del siglo III y publicado por Roberts en Mánchester en 1938, contiene la muy conocida oración Sub Tuum Praesidium. Cabe destacar en el texto la presencia del término Theotokos (en este caso, Theotoke, en vocativo), es decir, “Madre de Dios”.

miércoles, 20 de noviembre de 2013

Por el desarrollo personal de cada uno

Con el evangelio de hoy en las manos, Lucas 19, 11-28,  recemos por el desarrollo personal de cada uno de nosotros a la luz de cuanto hemos recibido.


Padre Dios,
de ti hemos recibido una tarea:
todo lo que necesitamos para cumplirla
tú nos lo pones a disposición.
Tú nos pides a cada uno de nosotros
hacer algo bueno con su vida;
utilizar y aprovechar los talentos
que nos prestaste.
Recibimos talentos,
Pero, tantas veces, quedan
postergados o reprimidos por nuestra flojera o cobardía,
conservados inútilmente en el desierto de nuestro egoísmo,
gastados en frivolidades o ahogados por nuestros celos.
Perdónanos nuestros caprichos e inconstancia.
Queremos que tú nos ayudes a tomar conciencia
de los dones que nos has dado.
Hazlos fructificar con tu gracia.
Amén

martes, 19 de noviembre de 2013

Por la difunta Madre Matilde


Oremos por la difunta Madre Matilde, abadesa de las Benedictinas de la Natividad, en el día de su onomástico, santa Matilde. Para que el Señor, en su misericordia, la haya acogido en su amor y la haga disfrutar de su perdón, de su luz y de su paz.

En su Libro de las Revelaciones, escribe santa Matilde esta visión, que leemos hoy pensando especialmente en la querida Madre Matilde:

Matilde vio al Señor sentado sobre su trono, con los brazos extendidos. Decía: «En la cruz he permanecido con los brazos extendidos hasta la muerte; ahora continúo con los brazos abiertos delante de mi Padre, para indicar que estoy siempre pronto a abrazar a quienquiera que se acerque a mí. ¿Hay alguien que desee este favor? Si está dispuesto a soportar todas las adversidades por amor mío, es señal de que ha llegado ya a este abrazo. ¿Hay alguien que aspire a mis besos? Si puede darse a sí mismo el testimonio de que ama en todo mi voluntad y en ella encuentra su más grande gozo, significa que ha obtenido ya este beso. Todo el que desee que oiga y escuche sus plegarias debe estar siempre dispuesto para cualquier obediencia, porque es imposible que las oraciones del hombre obediente no sean escuchadas por mi Padre».

lunes, 18 de noviembre de 2013

Por los matrimonios que se rompen.

Cristo en las bodas de Caná. Juan de Flandes

Oramos hoy por los matrimonios que están viviendo momentos difíciles en su relación de pareja, por aquellos en los que la convivencia esta rota y creen que no es posible su reconciliación como pareja. Por los que ven como se rompe su familia ante la difícil situación de la distancia y el desaliento.

Señor
Que sus corazones se abran al amor incondicional por el otro.
Que piensen en lo bueno que pueden compartir.
Que no se critiquen sino que se apoyen.
Que dejen entrar a Dios en sus vidas.
Que se suavicen sus almas.
Que la coraza que han creado se derrita con el poder de la oración.
Que el plan de Dios se cumpla en toda su plenitud en ellos.

Señor, yo tengo fe en Ti, y tu dijiste: "Si alguien le dice a una montaña: muévete y échate al mar, si lo dice sin dudar le será hecho". Amado Señor, tú conoces la montaña de estas circunstancias y conoces los problemas en este matrimonio. ¡yo te creo!, creo que cualquier cosa que te pida en oración, la recibiré conforme a tu voluntad, tu palabra me lo confirma cuando dice que oremos pensando que ya lo hemos recibido, si es para el bien de nuestra alma. Oro para que abras los ojos espirituales de los esposos y puedan salir de la oscuridad hacia la luz llegando a la reconciliación mutua y la reintegracion total del nucleo familiar.

domingo, 17 de noviembre de 2013

Por Alba

Cristo resucita a la hija de Jairo. Friedrich Overbeck, 1815

De la Parroquia de san Mateo, Madrid, nos piden oraciones por Alba. Una niña de diez años que padece leucemia y que está en la U.C.I.

Amado Señor, tú conoces el corazón de tus hijos, y no te quedas indiferente ante el pobre que te suplica. Tú sabes lo que nos aflige, tu comprendes la preocupación de los padres ante la enfermedad de alguno de sus hijos. Vengo hoy, como el funcionario real del Evangelio, a pedirte que  sanes a tu hija Alba.

Señor, a ti que quieres que tengamos vida en abundancia, te pido que por el poder del misterio de tu infancia y tu vida oculta en el hogar de Nazaret, sanes al niña a quien tú conoces y amas. Cuida de su cuerpo y de su alma. Pasa tu mano sanadora sobre ella para que sienta tu alivio, tus cuidados y se restablezca prontamente, según tu voluntad.

Tú, que recibiste los amorosos cuidados de María y José, consuela y reanima a su padre y a su madre, no dejes que caigan en la desesperación, en la duda, en la depresión, sino que desde su dolor y preocupación recurran a ti como fuente de verdadera, plena, y duradera curación del cuerpo y del alma.

sábado, 16 de noviembre de 2013

Por aquella mujeres que están ante el aborto


El próximo 17 de noviembre tendrá lugar la IV Marcha por la Vida, organizada por la plataforma Derecho a Vivir, cuyo objetivo es pedir al Gobierno que cumpla su promesa y «no demore» la reforma de la ley del aborto y la protección legal «al no nacido». Se desarrollará en toda España, con manifestaciones y concentraciones en las principales ciudades.

Queremos unirnos a esta iniciativa y rezar por todas aquella mujeres que están ante el dramático trance del aborto. Que el Señor las asista, ayude e ilumine para que su decisión no sea la eliminación del hijo que llevan en sus entrañas. Que la Santísima Madre de Dios, las consuele y anime a aceptar al hijo que nacerá y posibiliten su vida y su desarrollo pleno.

ORACIÓN DE UNA MADRE ARREPENTIDA POR EL ABORTO DE SU HIJO.

Santa María, Madre de Dios y madre mía,
acudo a Ti pidiendo ayuda y consuelo.
Me arrepiento de haber abortado a mi hijo.
Concédeme la gracia de llorar Contigo al pie de la cruz.

La Iglesia que es madre, me enseña
que mi hijo goza ya del infinito amor del Padre en el cielo
y me ha perdonado.

Madre mía, Madre de la Vida, pídele a Jesús
que ha venido a sanar los corazones destrozados,
y que dio a los Apóstoles y a través de ellos a la Iglesia
el poder de perdonar y absolver los pecados en su Nombre
me conceda Su gracia por el Sacramento de la Reconciliación.

Que el Espíritu Santo, derramado en mi corazón,
por la absolución sacramental,
me haga sentir el consuelo y la paz.

Intercede por todos los que han cooperado en el aborto :
Familiares, amigos, personal sanitario, políticos...
para que se conviertan y alcancen perdón.

Acoge en tu regazo de Madre a mi bebé
y concédeme reunirme con él y amarlo eternamente en el cielo.

Ángel de mi guarda, líbrame del Maligno.

Santos Inocentes, rogad por nosotros. Amen.

viernes, 15 de noviembre de 2013

Por Laura


María nos pide oraciones por una catequista de su parroquia de san Mateo en Madrid que ha sufrió ayer un Ictus.

Que el Señor la conforte en este duro momento y pongamos ante Él nuestra súplica para que si es su voluntad alcance la mejoría que todos deseamos.

Oh María! fiel y solicita intercesora nuestra ruega a tu hijo por la mejoría de Laura tu sierva y ayuda a su familia y a todos los que están cerca de ella  a aceptar aquello que no llegamos a entender. Tu que eres madre consuela su sufrimiento y alivia su dolor.

 Amen

jueves, 14 de noviembre de 2013

Por Paco Viñas.




Oremos por nuestro querido amigo Paco Viñas  que falleció ayer en Vigo. Que el Señor en su misericordia le conduzca, una vez perdonadas sus culpas, a las moradas celestes para gozar siempre de su compañía.

Que santa María la Virgen consuele a Marochi, su esposa, y a todos sus hijos.

Descanse en paz.

miércoles, 13 de noviembre de 2013

Por Nuria y su familia.




Rezamos hoy por Nuria que cumple cincuenta años y por su su maravillosa familia.

Que el Dios del amor la siga llenando con sus bendiciones. Que la Stma. Virgen María  sea su imagen en el camino a seguir, su protectora en las dificultades de la vida y su mas segura intercesora ante nuestro Señor Jesucristo en los momentos de peligro. Que el Espíritu Santo la colme de sus dones e inflame en ella el fuego de su amor.

Muchas felicidades.

martes, 12 de noviembre de 2013

Por las víctimas del tifón en Filipinas


Aunque las cifras oficiales ponen las víctimas en, al menos, 1.700 personas, los datos que se barajan en las instituciones internacionales hablan de varios miles de víctimas del reciente tifón en Filipinas.

Oremos por tantos hermanos nuestros, en su gran mayoría católicos como nosotros, que han perdido la vida a causa de este desastre natural. Oremos por las familias que lo han perdido todo: su vivienda, sus bienes, sus proyectos vitales y sus esperanzas. Oremos por cuantos lloran la pérdida de sus seres queridos.

Para que el Señor consuele tanto sufrimiento con la esperanza de la salvación eterna en su divina misericordia.

Señor, ten piedad
Cristo, ten piedad
Señor, ten piedad

lunes, 11 de noviembre de 2013

Oración de un monje pecador


Señor, Dios Todopoderoso, que por amor creaste al hombre y en tu infinita misericordia no permitiste que pereciera a causa de su pecado, sino que enviaste a tu propio Hijo para rescatar a la oveja perdida.

Señor eterno, que nos has llamado desde la nada a la existencia, y has derramado sobre nosotros tu Espíritu Santo, para que en todo momento el poder salvador de Jesucristo perdure eficaz en nuestras vidas.

Dueño y Rector del Universo, humildemente te suplico nos concedas paciencia para soportar la adversidad, humildad en la vida cotidiana, alegría en la esperanza y amor en la verdad.

Que tu eterna belleza se refleje en nuestras obras, que tu generosa bondad guíe nuestras obras, y que la claridad de tu verdad ilumine nuestros caminos.

No permitas, Padre celestial, que el desaliento perturbe nuestra peregrinación, ni que la oración desaparezca de nuestro corazón. Antes bien, concédenos vivir en tu presencia agradándote con nuestros actos.

Te lo pedimos a ti, Señor nuestro, que con el Hijo y el Espíritu Santo vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén. 

domingo, 10 de noviembre de 2013

Oración a san León Magno

Fuga de Atila.S. XVII  Alessandro Algardi
Vaticano

En el día de san León Magno pidamos su intercesión ante el Señor, nuestro Dios, para que aumente nuestra virtud y nuestra misericordia, y para que nos conceda valentía para anunciar a Cristo y para buscar la justicia. Él, que se enfrento con el terror de Atila y defendió la verdadera doctrina en Calcedonia, nos dijo:

Dice el Señor: Si no sois mejores que los escribas y fariseos, no entraréis en el reino de los cielos. Esta superioridad de nuestra virtud ha de consistir en que la misericordia triunfe sobre el juicio. Y, en verdad, lo más justo y adecuado es que la criatura, hecha a imagen y semejanza de Dios, imite a su Creador, que ha establecido la reparación y santificación de los creyentes en el perdón de los pecados, prescindiendo de la severidad del castigo y de cualquier suplicio, y haciendo así que de reos nos convirtiéramos en inocentes y que la abolición del pecado en nosotros fuera el origen de las virtudes.